La psicología del videojuego


En ningún sitio como el videojuego, que depende de la interacción de los usuarios, generar la emoción determinada en el momento adecuado. Por ello, ahora se está generalizando el uso de psicólogos. Se encargan de valorar y mezclar en una coctelera expectación y miedos con triunfos e incluso dosis de frustración, depediendo del caso. Las emociones pueden explicar, en parte, por qué en nuestro país triunfan, por ejemplo, los juegos de deportes… Cuál es la receta del éxito? En una industria como la del videojuego que mueve presupuestos de cientos de millones a recuperar varios años después, no hay espacio para la suerte. Según la EAE Busisness school los juegos deportivos acapararon un 25% de las ventas totales en España el año pasado. Y decir deportes es decir fútbol ¿por qué? Entre otras cosas por la capacidad de generar empatía. El componente emocional es tan importante, que los grandes desarrolladores cuentan con psicólogos como asesores para calcular al milímetro que sensaciones debe experimentar el jugador para poder conectar con el título. Incluso cuestiones que a priori pueden ir en contra de disfrute de un juego, como una dificultad extrema, han demostrado ser un valor en alza para jugadores en busca de nuevos retos. Una saga como Dark Souls que auna enemigos imposibles, con recorridos laberínticos y poca misecordia al error, se ha convertido en un juego de culto y ha creado tendenciapor equilibrar magistralmente cuanta frustación es capaz de sufrir un jugador antes de poder avanzar. Otros como Dirt Rally, enmarcan su complejidad en su elevado grado de simulación… En él la verosimilitud supone un gran atractivo a pesar de acabar con frecuencia fuera de la pista. Propuestas siempre arriesgadas que intentan enganchar con las emociones más primarias del jugador y que podrían llegar a su punto álgido con el desembarco definitivo de la realidad virtual.

Fuente: www.abc.es

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *