Dismorfia: así se comporta una persona que sufre este trastorno


 

¿Crees que sufres de dismorfia? En CPC podemos trabajar contigo. En este artículo se explica claramente qué es y qué puedes hacer. Ponte en contacto con nosotros.

Según varios estudios, los casos de dismorfia en el mundo han aumentado debido a la importancia que damos a la imagen. Kim Kardashian, que fue una de las primeras celebrities en introducir un nuevo tipo de cuerpo más curvy entre las famosas, ha admitido que sufre este trastorno. Lo ha confesado en uno de los capítulos del reality ‘Keeping Up with the Kardashians’ en alusión a las dañinas críticas que recibió por unas fotos en bikini en las que se le veía celulitis. Te contamos qué es la dismorfia que sufre Kim Kardashian.

Kim Kardashian ha admitido sufrir dismorfia

Te contamos qué es la dismorfia

Según el Servicio Nacional de Salud británico (NHS por sus siglas en inglés), la dismorfia o trastorno dismórfico corporalprovoca que la persona que lo padece tengauna visión distorsionada de su apariencia. Como consecuencia, dedica mucho tiempo a preocuparse por cómo se le ve. Por ejemplo, una persona afectada podría pensar que su nariz es más grande de lo normal y que la gente no para de mirarla o que sus piernas son demasiado cortas, lo que les hace caminar raro.

Todos nos preocupamos en mayor o menor medida de nuestra imagen física y nos podemos llegar a sentir incómodos con algún detalle de nuestra apariencia en un momento determinado de su vida, pero la clave de todo esto es saber en qué momento se convierte en un trastorno. Como puntualiza la sanidad británica, las personas que padecen dismorfia sienten una angustia fuerte que les afecta y les condiciona en su día a día. Se sienten más feos, más gordos o con más defectos por lo que la gente de su alrededor les juzgan por ello. Es importante puntualizar, que las personas que sufren este trastorno no son vanidosas ni egocéntricas, sino que se enfrentan a un desorden de autopercepción.

¿A quién afecta la dismorfia?

Es muy complicado estimar cuánta gente padece este trastorno, dado que muchas veces se describe como un problema de inseguridad o autoestima y no se llega a diagnosticar. Sin embargo, el servicio de salud británico considera que una de cada cien personas en Reino Unido podría sufrirlo.

Según sus datos, afecta de una forma similar a hombres como a mujeres. Este trastorno puede darse en cualquier momento de la vida, pero es habitual que aparezca en la adolescencia o juventud. Por otro lado, aquellas personas que hayan sufrido depresión o algún tipo de fobia social son más proclives a sufrir dismorfia. Esta puede darse junto a otros trastornos como el obsesivo compulsivo, de ansiedad, de bulimia o de anorexia.

Todo sobre la dismorfia

Causas de la dismorfia

Se desconocen las causas exactas que provocan este trastorno, pero la británica NHS apunta a que podría ser genético o estar relacionado con un desnivel químico en el cerebro. Por otro lado, añade que experiencias pasadas como el abuso o el bullying podrían también ser una de sus causas.

Así se comporta una persona con dismorfia

La dismorfia puede llegar afectar a la vida diaria, en el trabajo y las relaciones que cada uno mantiene. El servicio británico de sanidad describe así el comportamiento que las personas con dismorfia podrían tener.

+Suelen compararse constantemente en la apariencia de la gente que les rodean y se fijan mucho en cómo se les ve.

+Pasan mucho tiempo delante del espejo, pero en otros momentos también intentan evitarlos a toda costa.

+Dedican mucho tiempo y esfuerzo tratando de ocultar lo que consideran sus defectos. Incluso, en ciertos casos, se llegan a someter a algún tipo de cirugía para acabar con el defecto, pero casi nunca llegan a estar completamente satisfechos con el resultado.

+Se angustian y se obsesionan con una parte concreta de su cuerpo. Es habitual que sea con la cara dado que es la parte más visible.

+Por miedo a que les juzguen, sienten ansiedad ante ciertas situaciones sociales que intentan evitar.

+Es posible que desarrollen algunas conductas repetitivas como ocurre en el trastorno obsesivo compulsivo como, por ejemplo, mirarse constantemente en un espejo o arreglarse excesivamente.

+En algunos casos, hacen demasiado deporte y llevan una dieta muy pobre.

+La dismorfia también puede llevar a sufrir depresión y a autolesionarse.

Todo lo que tienes que saber de la dismorfia

Tratamiento de la dismorfia

Las personas que tienen dismorfia no suelen pedir ayuda porque se sienten avergonzadas por su condición. Además, es habitual que tengan miedo de que la sociedad les juzgue como personas vanidosas y superficiales. Sin embargo, es muy importante que reciban algún tipo de apoyo ya que, en caso contrario, es muy probable que los síntomas vayan a peor.

El servicio británico de sanidad explica que cuando una persona que cree que puede parecer dismorfia va a al médico, este le podría hacer preguntas como:

+¿Te preocupas mucho por tu apariencia y te gustaría pensar menos en ello?

+¿Qué preocupaciones concretas tienes sobre tu apariencia?

+En un día normal, ¿cuánto tiempo pasas pensando en tu apariencia?

+¿Qué efecto tienen estos pensamientos en tu vida diaria?

+¿Se te hace más difícil hacer tu trabajo o estar con tus amigos?

Puede ser interesante que te plantees estas preguntas para saber si podrías sufrir dismorfia. Si tienes algún ser cercano que la sufra, necesita tu apoyo y que le hagas ver que se trata de una condición de salud a largo plazo de la que no se puede culpar.

El tratamiento de la dismorfia puede variar mucho según la gravedad del trastorno. En los casos más leves, el médico recomendará que se participe en una terapia cognitiva del comportamiento. Esta tratará de cambiar la forma de pensar y de comportarse para mejorar la estima. En los casos más complicados, el profesional de la salud podría considerar necesaria cierto tipo de medicación como los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, un tipo de antidepresivo que aumentará el nivel de serotonina en tu cerebro.

Es importante que si sientes que podrías tener dismorfia pidas consejo a un profesional de la salud. 

Fuente: www.diariofemenino.com

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *